• Alan G




Al trabajar en un material discográfico, una de las figuras que destaca es la del productor.


Un buen productor puede tomar una idea y convertirla en una canción terminada, lista para ser escuchada por miles de personas.


Es el trabajo de un productor coordinar la sesión de grabación y lograr que el artista logre las mejores tomas. Es también su trabajo que la sesión fluya de la mejor manera.


Si comparamos con la industria del cine, el productor sería el equivalente al director de una película. Quizá no sea quien aparece en el póster, pero es quien logra que los personajes y la historia conecten con el público, usando técnicas que ayuden a la narrativa y consiguiendo que quien ve la película mantenga su interés durante toda la función.


El productor puede tener trabajos adicionales en el estudio, tales como arreglista, compositor, ingeniero, instrumentista, e incluso psicólogo. Qué tanto se involucre depende de cada quien.


Hay productores que solamente supervisan el trabajo que realiza el artista junto al ingeniero de grabación y/o mezcla, y dan comentarios al final de la sesión; hay también productores que dirigen cada una de las tomas de los artistas y tienen la sensibilidad de lograr que sus ideas se plasmen en la grabación de la mejor manera; y hay productores que crean todo el track donde lo único que falta es la voz del cantante.


Cualquiera que sea el estilo de un productor, su importancia recae en ser una opinión externa al proyecto, más objetiva y con mayor experiencia. Debe saber tomar decisiones, aunque a veces sean difíciles, para lograr que el resultado final sea tan bueno como puede llegar a ser, y que refleje todo lo que el artista quería transmitir con sus canciones.


¿Has trabajado con algún productor?, ¿cuál fue tu experiencia?

Envíame un correo a alan@sunorecords.com y cuéntame.


Gracias por suscribirte al Blog de Suno. Por favor compártelo con alguien a quien sepas le puede ser de ayuda.



Alan G.





  • Google Maps