• Google Maps
  • Alan G



El bajo es un instrumento que por sus características puede llegar a ser complicado de poner en un lugar donde se entienda lo que se está tocando, y que a la vez no cubra a otros instrumentos. En general, los graves en una mezcla suelen ser la parte que marca la diferencia entre un ingeniero que está empezando y un ingeniero ‘pro’ con más experiencia.


Acá te comparto algunas técnicas que yo utilizo y que puedes probar en tu siguiente mezcla para que el bajo funcione:


1. EQ - Prueba subir un poco en el rango de 600 Hz a 2 KHz (dependiendo el color que busques). Esto ayudará a que se entiendan las figuras que está haciendo el bajo. Si aún así está enmascarando al resto de los instrumentos prueba subir alrededor de 80 Hz y/o bajar 200 Hz. Una vez que el balance tonal del instrumento funcione con el resto del track, más de la mitad de la batalla está ganada. Mis ecualizadores favoritos para esto son el Hammer DSP de Kush Audio o el Sie-Q de Soundtoys


2. Compresión - Comprimir tu canal de Bajo ayudará a mantener los graves de manera consistente entre nota y nota a lo largo de la canción. Puedes probar un compresor tipo FET para darle algo de agresividad, experimentando con los tiempos de ‘attack' y ‘release' (a mí me gusta un ataque medio y un release rápido), o un compresor tipo óptico para darle más peso y profundidad.  Para el FET me gusta utilizar el 1176 de Universal Audio, y como compresor ‘óptico’ el XLA-3 de Plugin-Alliance es un plug-in con un tono increíble.


3. Saturación - Uno de los mejores trucos para lograr que el bajo se escuche, incluso en sistemas que reproducen pocos graves, es saturarlo y así levantar los armónicos que por un fenómeno psicoacústico ayudarán a que percibamos las secuencias bajas. Prueba saturando un poco, luego un poco más, hasta que sientas que es mucho. Te sorprenderá qué tanto puedes tener una señal distorsionada sin que lo parezca al escucharla con los demás instrumentos. Mi plugin favorito para esto es el PSA1000 de Nembrini Audio, aunque el Decapitator de Soundtoys también funciona increíble 

4. Dividir el espectro de frecuencias - Puede ser que sea mi técnica favorita. Consiste en enviar la señal del bajo a dos tracks auxiliares y utilizar filtros (Lowpass y Highpass) para tener en un track solamente las frecuencias graves, y en el otro todas las demás frecuencias. Además puedes comprimir, ecualizar o saturar de manera independiente ambos canales. Me encanta utilizar el GAFFEL de Klevgrand para dividir la señal con un crossover entre 100 Hz y 150 Hz. Una ventaja de esta técnica es la facilidad para automatizar el bajo durante toda la canción según la fuerza o profundidad que quieras en cada sección.


Prueba con estos tips y cuéntame cuál te sirvió en tu última mezcla. No todas las técnicas funcionarán en todas las canciones, así que agrégalas a tu arsenal y busca identificar qué hace cada una.


Alan G.

Ingeniero de mezcla y masterización

(Mon Laferte, La Gusana Ciega, Los Ángeles Negros...)

357 vistas