• Google Maps
  • Alan G



A lo largo de muchas sesiones en las que he sido ingeniero o productor me he dado cuenta de que hay músicos a los que se les facilita adaptarse a tocar siguiendo la dirección de alguien más a la hora de grabar, y hay otros músicos a los que el pedirles algo los saca de del mood de lo que están tocando.


Una solución para que esto no sea un problema es llegar al estudio con versiones alternas ya ensayadas de las partes a grabar, en caso de que se necesiten en algún momento. 


Te recomiendo para tu siguiente sesión tener estas versiones listas:


1. Versión Normal - Practica la canción tal cual se ensayó con el resto de la banda, pegado al groove y haciendo todas las notas de manera precisa y limpia


2. Versión Minimalista - Busca tocar sólo lo básico de la canción sin que se pierda el alma de la versión normal, busca dejar espacios para que otros instrumentos luzcan


3. Versión ‘Con Todo' - ¿Qué harías para lucirte? Entre más fills y solos tengas, mejor. Aquí la idea es que te sueltes y pruebes tocar con agresividad y soltura.


4. Versión más rápida y más lenta - ¿Qué pasaría si al productor se le ocurre que la canción debe de estar 10 bpm más rápida? Si la dominas a distintas velocidades no te causará ningún problema.


Al tener estas versiones listas, seguramente podrás lograr una muy buena toma y te será muy fácil realizar los cambios que el productor te pida.


Entre más preparado estés a la hora de grabar mejor fluirá la sesión.


¿Qué otras versiones crees que te podrían ayudar? Mándame un correo a alan@sunorecords.com y cuéntame.


No olvides suscribirte al blog de Suno.


Alan G.








37 vistas